Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner

10 cosas que nuestros bisnietos no recordarán

Deja un comentario

Leyendo el blog del profesor Javier García Calleja, me encuentro con esta lista de 10 cosas que espera que sus bisnietos no conozcan ni recuerden. No tanto objetos cotidianos, que los cambios tecnológicos se llevarán por delante, sino otros asuntos más estructurales: el hambre, violencia contra el inmigrante, falta de oportunidades y acceso en salud, en educación, ejércitos, el cáncer como enfermedad mortal.

Cada uno de nosotros puede elaborar su propia lista. Pero, ¿cuánto es posible? ¿No nos llevará a otra decepción? ¿Son otras metas del milenio que no llegaremos a cumplir? ¿Qué estamos dispuestos a hacer desde ahora para que esto sea posible? O tendremos que incluir en esta lista cosas terribles como: No recordarán que una vez usábamos el agua a discresión, a todas horas del día; o que había bosques tropicales; o que podíamos estar bajo el sol sin tener que usar protectores solares? No se trata de ser optimista o pesimista. Mucho de lo que será el futuro ya se está escribiendo hoy. Y si bien no podemos anticipar exactamente como será, qué tecnologías se usarán, conocemos bien el corazón y las tendencias de  los seres humanos para saber que la injusticia no se habrá terminado, que las guerras se seguirán haciendo, más sofisticadas aunque igual de terribles. Sin embargo, podemos creer que habrá, como hoy, mucho heroismo anónimo, muchas personas que seguirán haciendo lo correcto a pesar de la indiferencia y las incomprensiones. Habrá, tal vez, mayor preocupación por la primera infancia (porque habrá muchos menos niños) y la educación desde los primeros años no será tan escasa, tan inequitativa; las tecnologías habrán entrado a la escuela y habrá menos angustia, menos dicotomías, tal vez porque porque para entonces Internet (o lo que se suceda) será más omnipresente y las computadoras mucho más democráticas y, para bien o para mal, lo virtual será parte del sentido común. Se habrá desterrado la educación frontal (esperamos) porque a pesar de haber sobrevivido y resistido tantos siglos, puede ser que no resista el embate de este mundo diverso que ya vemos hoy. Habrá nuevas formas de aprender, y de enseñar, fruto de mayor comprensión y estudios que ya existen hoy, pero que no se han traducido aún en cambios en la cultura de la escuela. ¿Y serán las escuelas como hoy? Difícil saberlo, esperamos que sean más abiertas, más interactivas, más amigables.

En fin, un poco de ciencia ficción no le hace daño a nadie. Elaborar nuestras visiones del futuro nos pueden ayudar a caminar hacia él, orientando nuestros esfuerzos. Y si mis bisnietos no recuerdan, espero que alguien se los haga recordar, para enseñarles que el futuro no viene sólo, has que construirlo desde el presente.

Anuncios

Autor: Fernando

Educador y especialista en gestión educativa. Fui Viceministro de Educación entre el 2011 y 2014. Y Viceministro de Poblaciones Vulnerables hasta julio 2016, en el Ministerio de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s