Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner

La risa y su valor educativo

Deja un comentario

En estos días se viene realizando el Simposio sobre Educación Expandida en Sevilla, en el que se combina la educación con las ciencias de comunicación, bajo la idea movilizadora de que “la educación puede ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar”.

Una de las presentaciones más interesantes ha sido la de Antonio LaFuente, sobre el valor de la risa. “Lo más obvio es que la risa revela la existencia de un mundo común, con ciertos códigos para interpretar las normas y las transgresiones de esas normas. Siempre que hay risa, se están explicitando esos códigos que se comparten. ¿Por qué la risa es contagiosa? La alegría de pertenecer a una comunidad, de compartir cosas con los demás, estimula buenos sentimientos y el cerebro lo agradece y reconoce el valor que tiene esa risa suministrando endorfinas y dopamina para que uno se sienta bien”.

Según LaFuente, el promedio de tiempo dedicado a la risa ha pasado de 30 minutos diarios a sólo 1 minuto en la actualidad, con lo cual se está dejando de lado uno de los remedios más eficaces contra la tensión y el estrés…

La risa ayuda a abrir códigos ocultos y expandir el conocimiento: “tiene que ver con que cada vez que alguien descubre un patrón oculto en el entorno que nos rodea, un patrón de conducta o diseño que la gente no ve, el cerebro premia ese conocimiento con la risa”.

¿Cuánto se valora la risa en la escuela? ¿No se la ve más bien como un elemento discordante, que rompe el sentido del orden y la disciplina? Los maestros no animan a los estudiantes a reir, sino todo lo contrario. El aprendizaje es parte de las cosas “serias” y no se ve bien que se tome “a la risa” las cosas que se enseñan. Por eso, se requiere un cambio de paradigma, reconocer el valor creativo de la risa y su importancia en la formación del carácter, de la socialización, así como del propio aprendizaje. La risa permite abrir nuevos mundos, cuestionar la intolerancia y ser flexibles, crear vínculos, solidaridades y complicidades que son vitales para que el ambiente de la escuela sea sano y productivo.

Anuncios

Autor: Fernando

Educador y especialista en gestión educativa. Fui Viceministro de Educación entre el 2011 y 2014. Y Viceministro de Poblaciones Vulnerables hasta julio 2016, en el Ministerio de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s