Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner

Sentencia a Fujimori

Deja un comentario

La lectura de la sentencia de Fujimori permitió hacer memoria de lo que fue la forma de actuar de su gobierno: el control del Estado, la impunidad, el sistema legal acomodado a los intereses del gobierno, las leyes promulgadas en la madrugada, el cinismo generalizado en nombre de los intereses nacionales, la estrategia psicológica y la desinformación a través de la prensa “chicha”, el desprecio de las instituciones democráticas, los premios al grupo Colina, la amnistía, la mantención en sus cargos de jefes militares como Hermoza Ríos u otros. “Está probado… está probado…” La sentencia nos ha recordado que los casos de Barrios Altos y La Cantuta no fueron hechos aislados, sino que fueron posible por una arquitectura del poder que puso en manos de pocos, sin contrapesos ni control democrático, para poder hacer lo que fuera, incluso “eliminar” a personas, con el fin de cumplir los objetivos.

Es claro que la memoria es frágil. Tendemos a olvidarnos de muchos de estos acontecimientos de la década pasada. Estoy convencido que el juicio a Fujimori es y debe ser una buena oportunidad para recordar a la población, y sobre todo a los adolescentes y jóvenes que no vivieron estos hechos y tienden a idealizar la figura de Fujimori, su lucha contra el terrorismo, el modelo económico. Si Fujimori se preciaba de dirigir personalmente la política de “pacificación”, ¿cómo fue posible que unidad del SIN llevara a cabo los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta sin su conocimiento, siendo él el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas? Si él mismo afirma que fueron “excesos” por qué las acciones posteriores para proteger a los asesinos, amnistiarlos, premiarlos!!!

No podemos permitir que se vuelva a repetir algo así. Hoy hemos visto una lección de democracia. El Perú está dando una lección al mundo y hay que felicitar a nuestro sistema judicial que, a pesar de sus obvias limitaciones, ha llevado a adelante un proceso impecable. No puede permitirse más el terrorismo de Estado, en nombre de la democracia.

Anuncios

Autor: Fernando

Educador y especialista en gestión educativa. Fui Viceministro de Educación entre el 2011 y 2014. Y Viceministro de Poblaciones Vulnerables hasta julio 2016, en el Ministerio de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s