Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner

Maestros y chinguiritos

1 comentario

(c) BBVA Banco Continental

Me he estado deleitando con “La Guía de Gastón. Un dato para cada antojo” que ha sido publicada por el BBVA Banco Continental y que presenta, de manera alfabética, muchas de las delicias de la gastronomía peruana, así como los huariques donde uno puede encontrar dichas maravillas. “Huarique”, como dice Jorge Riveros, es “un lugar al cual se llega por la recomendación de un amigo, en principio barato, pero no necesariamente, y que destaca por algún platillo particularmente único y exquisito.”

Mientras leía, me ponía a pensar que debería escribirse una guía parecida, pero en el tema de educación, incluyendo las mejores experiencias de maestras y maestros concretos, aquí y allá, que con paciencia y creatividad, han desarrollado el arte y el conocimiento de la buena docencia. Como muchos de nosotros que trabajamos en proyectos de educación, siempre hay estos colegas valiosos que nos renuevan la fe en la docencia, quienes, muchas veces en medio de la precariedad y retos inmensos, hacen cosas sorprendentes con sus estudiantes: manejan su aula con serenidad y liderazgo democrático, atienden la diversidad de necesidades o estilos de aprendizaje, renuevan y acomodan el currículo, producen o adaptan materiales, generan intriga personal y curiosidad en sus alumnos para seguir aprendiendo. Muchas de ellas son personas ordinarias, metidas en la rutina cotidiana del salón de clases, pero haciendo cosas extraordinarias. Son los equivalentes del mejor cebiche, carapulcra o tacacho con cecina de la gastronomía educativa. Si pudiéramos identificarlos, dar a conocer sus logros, sus recetas, sus aportes, y convencer a otros de seguir sus pasos o que, al menos, sirvan de inspiración, tendríamos una revolución en la educación, más que lo que producen muchos programas o estrategias tradicionales. Por ello, cuando buscamos el secreto de un buen pisco sour o un chinguirito en los sitios menos imaginados, podemos podemos inspirarnos para hacer lo mismo también en educación y encontrar a esos nuevos líderes emprendedores que pueden darnos la pauta de la buena enseñanza… Provecho!!!

Anuncios

Autor: Fernando

Educador y especialista en gestión educativa. Fui Viceministro de Educación entre el 2011 y 2014. Y Viceministro de Poblaciones Vulnerables hasta julio 2016, en el Ministerio de la Mujer.

Un pensamiento en “Maestros y chinguiritos

  1. Pingback: Tweets that mention Maestros y chinguiritos « Intriga Personal -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s