Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner

Maestros que meten goles

Deja un comentario

 

 

Profesor Juan Cadillo. Tomado de http://www.presidencia.gob.pe

Profesor Juan Cadillo. Tomado de http://www.presidencia.gob.pe

José Antonio Encinas, este insigne maestro peruano, y que llegó a ser ministro de educación decía que “el más alto cargo que un ciudadano puede desempeñar en una democracia es el del maestro de escuela“

Ayer pensaba esto mientras participaba de la ceremonia de entrega de los premios de la 8va edición del concurso El Maestro que Deja Huella, organizado por Interbank, y en la que estuvieron la Primera Dama Nadine Heredia y el Ministro de Educación Jaime Saavedra. El profesor Juan Raúl Cadillo León se llevó el premio mayor, pero los otros 25 finalistas ya eran docentes ganadores de cada una de las regiones que representaban. Juan Raúl estaba ciertamente movido y dio unas palabras de agradecimiento a sus colegas que nos dejó a todos emocionados, agradeciendo a sus colegas y mostrando una calidad no sólo profesional sino también humana.

(c) Reuter, tomado de http://www.larepublica.pe

(c) Reuter, tomado de http://www.larepublica.pe

Pensando en el fútbol, que nos tendrá al vilo unos días más por el Mundial, pensaba en el reconocimiento justo que se hace a los jugadores. Tenemos tablas de goleadores, y los mejores se llevan jugosos premios como el Balón de Oro. James Rodríguez, Lionel Messi, Thomas Müller o Neymar Jr. son ídolos juveniles, ejemplos de capacidad y dedicación (por eso es que insisto que actitudes como la de Luis Suárez es reprobable).

¿Por qué las maestras y maestros excepcionales no reciben la misma atención? Jugar 90 minutos y meter goles es un arte difícil, que pocos pueden mostrar con singular maestría. ¿Pero no es también difícil, incluso más, atender 30 o 40 niños por varias horas, día tras día, acompañarlos, interesarlos, crear condiciones para aprendizajes significativos? ¿No es un reto monumental hacer lo mismo con 30 o 40 adolescentes que quisieran estar más bien jugando en línea, mirando videos o chateando por Whatsapp? ¿Cómo hacen muchos de estos maestros no sólo para enseñar lo que el currículo oficial les pide, sino y más, generar trabajo en equipo, interés genuino por el aprendizaje, pasión por algo? Estos son los maestros que recordamos, los que dejan huella, los que generan esa “intriga personal” de la que hablaba Bruner y que es la que hace explorar, buscar, desarrollar capacidades que pueden marcar nuestra vida, nuestras decisiones personales y profesionales.

Lo que sucede es que estos goles que meten cada día miles de maestras y maestros en nuestro país no se pasan en televisión, no los conversan sesudos comentaristas en programas radiales o son analizados en extensos artículos periodísticos en secciones o suplementos especiales.

Cuando me encuentro con este tipo de maestros, uno no puede hacer más que quitarse el sombrero. En costa sierra y selva, en escuelas grandes, o en escuelas multigrado donde hay solo 2 o 3 profesores, o trabajando solo, en una escuela unidocente rural, estos héroes cotidianos hacen cosas extraordinarias con sus estudiantes, con la comunidad: desarrollan espíritu científico o matemático de maneras que quisieran colegios prestigiosos, reciclan y producen, investigan y escriben textos propios con sus estudiantes, usan las computadoras que no son de última generación y a veces ni siquiera están conectadas a Internet para generar una cultura digital impensada, incentivan a sus estudiantes a soñar y superarse cada día.

No se puede crear un premio para cada uno de estos maestros y maestras, pero sí hay algo que hacer: reconocimiento social. Esto es lo que comenzamos a hacer en el MINEDU con el Plan Perú Maestro pero que, por supuesto requiere más compromisos hoy y en el futuro. No en vano, como ha mostrado un estudio internacional TALLIS, en 24 países de la OECD, señala que 3 de cada 4 maestros creen que no recibirán reconocimiento por mejorar la calidad de su trabajo ni por hacer innovaciones.

Felicito iniciativas como la de Interbank y espero que el reconocimiento a los buenos maestros se haga mayor, no sólo en el día del maestro, sino de manera permanente.

Anuncios

Autor: Fernando

Educador y especialista en gestión educativa. Fui Viceministro de Educación entre el 2011 y 2014. Y Viceministro de Poblaciones Vulnerables hasta julio 2016, en el Ministerio de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s