Intriga Personal

“Me apasiona la enseñanza; disfruto, quizá de un modo narcisista, induciendo en los demás el interés por problemas que me intrigan personalmente” Jerome Bruner


Deja un comentario

No-mandamientos en educación. ¿Qué hacer?

Trahtemberg

(c) Fuente: Andina

León Trahtemberg ha escrito en su blog un conjunto de diez “no-mandamientos” que hay que tomar en cuenta para las políticas educativas, en referencia a los mandamientos que el presidente Kuczynski señaló a sus ministras y ministros. El tema resulta interesante y van acá algunos comentarios, con el fin de estimular el debate.

Detrás de las sugerencias de Trahtemberg hay algunos puntos centrales que vale la pena analizar. El primero parece ser esta discordancia que se presenta entre las normas y la realidad, entre lo que piensan los políticos y funcionarios “de escritorio” y los actores que están en la escuela. Esto es reconocer una realidad innegable: nuestro país, y también nuestra educación es diversa, multicultural y variopinta. Creo que nadie puede arrogarse la facultad de entenderla y apreciarla en toda su dimensión. No hay solo dicotomías (las más usuales son aquellas entre lo urbano-rural; Lima-regiones; educación pública-educación privada), sino caleidoscopios, pues dentro de cada una de ellas hay mayores diversidades. Por otro lado, están las normas. Y es función del MINEDU normar, aunque no sólo él. Las normas deberían poder recoger la diversidad, pero no es tarea fácil. Es sabido que muchos funcionarios públicos esperan que las normas le digan, de manera “clara y distinta” qué hacer. Deberíamos tener funcionarios con mayor capacidad de decisión, con más sentido común, pero son los menos los que se arriesgan a interpretar la norma, y cuando lo hacen es sobre todo en favor suyo y no del estudiante o el usuario del sistema educativo. Lo mismo pasa con los docentes: ¿cuántos son capaces de tomar el currículo y aplicarlo de manera flexible según la situación e intereses de sus estudiantes, buscando temas articuladores que combinen competencias de distintas áreas del mismo? Sabemos que hay muchos maestros que prefieren comprar aquellos manuales que les ofrecen planes de clase ya estructurados y que les ahorran el trabajo de preparar ellos mismos sus sesiones de aprendizaje ¿Hay alternativa? Por supuesto. Hay que hacer esfuerzos para mejorar la formación inicial de docentes y presentar estos dilemas en la capacitación en servicio de los docentes actuales. Hay que seguir capacitando y dando asistencia a los funcionarios del Ministerio, de las DRE y UGEL y destacar las buenas prácticas de aquellos que saben utilizar la norma de manera proactiva para lograr los resultados de orden superior. Ver aquí.

En segundo lugar, Trahtemberg pone el dedo en la llaga en un problema estructural: la desarticulación de las unidades del MINEDU. Se comenzó un proceso de transformación durante la gestión de la Ministra Salas, pero la tarea sigue pendiente. No es solo la desarticulación dentro del Ministerio, sino entre distintos sectores que tienen que ver con la educación (Salud, Desarrollo e Inclusión Social, Cultura, etc.). He trabajado en dos Ministerios y puedo dar fe de lo complicado que es articular. No existen suficientes incentivos al funcionario público para hacerlo, metido como está en conseguir cumplir con su propio Plan Operativo Institucional (POI), sus metas, y con ejecutar su presupuesto. Y además de ello, articular con otros niveles de gobierno. Hay experiencias importantes e iniciativas valiosas en los últimos años para construir una gestión descentralizada con enfoque territorial, pero todo esto está aún en construcción y se requiere mucha voluntad y mecanismos efectivos para conseguir los resultados. No basta voluntad política, la articulación debe darse en todos los niveles del sistema y es necesario, por tanto, una planificación más organizada y una articulación a nivel presupuestal, que facilite los procesos. Hay iniciativas interesantes que hay que continuar tales como Aprende Saludable y el trabajo que varios viceministros y viceministras realizamos en el marco de la Comisión Interministerial de Asuntos Sociales para la Amazonía (CIAS Amazonía) para impulsar el trabajo coordinado en las comunidades amazónicas, con un enfoque intercultural.

En tercer lugar, un reto pendiente es cómo se articula el tema de las condiciones mínimas para impulsar aprendizajes efectivos y las dimensiones más avanzadas de los sistemas educativos. León tiene razón cuando afirma que es un error “asumir que la visión del sistema educativo es lograr prioritariamente que los alumnos respondan bien a pruebas de matemáticas y lectura, además de construir colegios”. Ciertamente, la infraestructura es insuficiente para mejorar aprendizajes, pero con 66 mil millones de déficit en infraestructura educativa y mobiliario, no puede ser un tema menor hasta que se pueda cerrar la brecha. Otros elementos innovadores que nos pueden llevar a la educación del siglo XXI requieren algunas condiciones de base, y éstas no se han conseguido aún para la gran mayoría de escuelas. Por supuesto, hay que seguir invirtiendo en los docentes, promover e incentivar la innovación, impulsar el trabajo entre pares y crear redes de aprendizaje que conecten a profesores experimentados con los que no lo son tanto. Ver, por ejemplo, aquí. Estos son los cambios más difíciles y no se ven de la noche a la mañana, pero no por ello hay que dejar de insistir en ello.

Finalmente, hay un tema de participación que está detrás de algunos de los puntos de León señala. Escuchar a los propios docentes, a los investigadores, a los propios padres y madres de familia. Es evidente que ninguno tiene una visión completa del sistema, pero no se puede desatender la opinión del usuario del sistema educativo. No podemos olvidar, que más allá de los planes, programas presupuestales, matrices de gestión o cualquier instrumento, está el derecho de los ciudadanos de recibir una educación de calidad. Hay avances en los últimos años, innegables, pero muchos peruanos y peruanas sienten que no reciben la educación que merecen y requieren. Ahora hay muchos más canales para hacer oír nuestra voz, pero es verdad que a veces también hay mucho ruido en las redes sociales. Se necesita desbrozar el trigo en medio de tanta paja, pero las voces están allí, de muchos padres y madres, docentes y estudiantes señalando lo que esperan del sistema educativo peruano.


2 comentarios

Novedades en Brooklyn: aulas numerosas, más apoyo pedagógico

He estado leyendo con interés el artículo de Sharon Otterman en el New York Times titulado “60 First Graders, 4 Teachers, One Loud New Way To Learn” [60 estudiantes de primer grado, 4 maestros, una nueva y sonora manera de aprender]. En él se describe el experimento que se está haciendo en una escuela en una zona difícil de Brooklyn, NY, la New American Academy, en la que, en vez de asignar un maestro por cada 25 estudiantes, cuenta con 4 maestros para un grupo de 60 niños del primer grado (un maestro experimentado y tres maestros nuevos)

El modelo se mantendrá hasta el 5to grado y los maestros permanecerán con los mismos niños todos los años con el fin de reforzar los procesos en base a un conocimiento cercano de los estudiantes, muchos de los cuales vienen de familias pobres o tienen problemas de discapacidad física o emocional, y en varios casos, son violentos.

El trabajo con los niños implica movimiento, trabajo en grupos diversos que se arman y reagrupan cada 40 minutos. Muchos ven estas experiencias con expectativa. Si bien las sesiones de clase pueden parecer más ruidosas, se propicia que los niños aprendan unos de otros y, sobre todo, hay un trabajo más colaborativo entre los maestros que les permite resolver los problemas y apoyarse para evitar el estrés y apoyar mejor a los estudiantes.


Deja un comentario

PREAL: sobre autonomía escolar

El blog de PREAL nos informó hace unas semanas sobre tres publicaciones que son relevantes para el tema de descentralización educativa y autonomía escolar, que vale la pena destacar:

“Compartimos tres publicaciones recientes (con links a los textos completos en inglés) relacionadas con políticas de descentralización y la autonomía escolar, y sus efectos en el aprendizaje escolar en algunos países en vías de desarrollo.

“La primera es titulada “Additional Resources versus Organizational Changes in Education: Experimental Evidence from Kenya,” por Esther Duflo, Pascaline Dupas, y Michael Kremer. Basada en experimentos aleatorios en escuelas de Kenya, los autores concluyen que la reducción de la proporción de alumnos por profesor (en la ausencia de otras reformas) puede resultar en la reducción del esfuerzo docente y tiene poco impacto en el aprendizaje de los alumnos. Por el contrario, las reformas en la gestión escolar, como el hecho de utilizar docentes temporales (por contrato) o los programas de orientación con los comités de padres de familia, pueden aumentar el rendimiento educativo de los alumnos.

“La segunda publicación, por Lant Pritchett y Martina Viarengo se llama “The Illusion of Equality:The Educational Consequences of Blinding Weak States.” Utilizando los datos de PISA y otras evaluaciones en India y Pakistán, los autores concluyen que “cuando la capacidad de implementación de un gobierno es débil, control centralizado pueda resultar en la ilusión de igualdad, en la cual el control central de la educacion con una falta de accountability implica más desigualdad en las escuelas que un sistema con escuelas locales sin cualquier tipo de ‘control.’”

“La tercera es un libro del Banco Mundial, titulado Decentralized Decision-Making in Schools: The Theory and Evidence of School-Based Management, por Felipe Barrera-Osorio, Tazeen Fasih, Harry Patrinos y Lucrecia Santibáñez. Este libro nos ofrece un marco conceptual para el análisis riguroso de los programas de gestión centrados en la escuela, y provee un resumen de la información disponible de estudios de dichos programas en varios países del mundo, incluyendo a América Latina. Es un complemento útil a la publicación del Banco en 2005, “Análisis Comparativo de la Gestión Centrada en la Escuela en América Central,” por Emanuela Di Gropello.

“Cada uno de estos documentos nos evidencia casos destacados en el debate entre la centralización versus la descentralización de sistemas educativos, y algunas ideas efectivas para involucrar a los actores locales y mejorar los resultados de los alumnos.”

Estuve revisando sobre todo este tercer texto del Banco Mundial y me pareció muy articulando, explorando los diversos enfoques y experiencias que existen en cuanto a la autonomía escolar (“school-based management”). Creo que el debate que hay hoy ens nuestro país se podría enriquecer más con una revisión cuidadosa de este texto.


Deja un comentario

La hora es la hora

Dalí. "La persistencia de la memoria"

” …me apersoné a la dirección donde la directora me esperaba con cara de pocos amigos, me invitó a sentarme al igual que al subdirector. La directora aparentando calma se sentó y preguntó: “¿Por qué empezaron si aún yo no estaba?” La respuesta fue rápida, contundente, precisa y segura: “¡La hora es la hora!” La directora se levantó indignada por lo que había escuchado, miró severamente al subdirector. Él, nuestro asesor, se mantuvo sereno, y respondió: “¿No le parece una irresponsabilidad de su parte llegar tarde?” La directora se quedó callada pero rechinando con los dientes no sé que cosas. Me puse de pie y dije: “Yo di la orden para empezar porque la hora es la hora y es una falta de respeto hacia los que si llegaron puntuales”. Salí de la dirección y me fui a seguir mi función.”

 

 

El profesor Danilo de la Cruz comparte con nosotros otra de sus historias de la época escolar en un colegio secundario público de Lima. En esta ocasión revela cómo la puntualidad es una cualidad que debe ser exigida tanto a los estudiantes como a los maestros y autoridades de la escuela. Es común, hoy como ayer, que se exija puntualidad a los alumnos, incluso con castigos (esperar para entrar al aula, llamada de atención u otros), cuando no se aplica con la misma exigencia a los maestros y directivos. Esta historia es un buen modelo de cómo enfrentar la intransigencia y pedir que las normas apliquen a todos por igual.

La historia completa puede ser descargada aquí.